No ahorrar trae consecuencias

No ahorrarHay muchos motivos por los que la gente no ahorra, ya te comenté algunos en mi artículo anterior, pero de lo que no nos damos cuenta es de que no ahorrar trae consecuencias. Si por ejemplo dejamos de pagar el recibo de la luz, en uno o dos meses nos cortarán la luz. Es un resultado inmediato y, quizá por este motivo, procuramos no hacerlo.

Las consecuencias de no ahorrar se ven a largo plazo, a no ser que se nos presenta algún imprevisto. Por eso no priorizamos el ahorro, nos enfocamos en lo que vemos más urgente. Y todo nos parece más urgente y más importante que ahorrar.

Parece mentira, pero, muchas veces, nos creemos inmortales. Nos pensamos que vamos a vivir para siempre. “Aún soy joven para ahorrar”, “ya habrá tiempo para ahorrar”, “cuando pague todas mis deudas empezaré a ahorrar”, “cuando gane más dinero podré empezar a ahorrar”.

No pensamos en el futuro

Vivimos solamente en el presente, sin pensar en lo que puede venir (imprevistos) ni en lo que va a venir (vejez, enfermedades, etc.). Vivimos solamente el día a día y no le damos la importancia que se merece a nuestro futuro. Ya te expliqué ayer la realidad de los sistemas de pensiones estatales.

Estamos programado para no pensar en el tiempo que nos queda por vivir. Así, tenemos la sensación de que siempre tendremos la oportunidad de hacer las cosas que nos hacen felices. Sin embargo, preferimos no pensar mucho en el futuro porque es más divertido vivir y gastar enfocados de manera irresponsable en el presente. Esta falta de planificación puede significar nuestra ruina y, antes de lo que nos imaginamos.

Según las estadísticas, en los próximos 40 años pasaremos:

  • 520 días viendo series.
  • 6 años viendo la televisión.
  • 8 años en Internet.
  • 10 años mirando pantallas.

¿Cuánto tiempo vas a dedicar a planificar tu futuro para pasar mas tiempo con la gente que te importa?

Estamos a un imprevisto de la catástrofe

Por norma General, no tenemos ahorros en el banco, o bien, nuestros ahorros no exceden de los 3000 €. Esto significa que estamos a un imprevisto de la catástrofe. Si nos surge un imprevisto importante, como, por ejemplo, la enfermedad de un familiar o la nuestra propia, un despido fulminante, o cualquier otro tipo de improviso que nos impida trabajar o sea muy costoso, nuestra situación se vuelve catastrófica.

En el mejor de los casos, teniendo esos 3000 € de media ahorrados en el banco, podremos aguantar uno dos meses. Posiblemente no nos empiezan a cortar los servicios hasta dos meses después, y ya estaríamos en los cuatro meses, pero con unas deudas que no podemos pagar.

Unos meses más adelante, pasará una de estas dos cosas. Si vivimos de alquiler, nos echaron por impago. Si nuestra vivienda está hipotecada el banco se quedará con ella por falta de pago. Si ya tienes pagada tu casa, el problema vendrá por la comida y los servicios (luz, agua, calefacción, etcétera).

Si aún no tenías, bienvenido al “maravilloso” mundo de las deudas

Casi todos tenemos alguna deuda, bien sea personal, de consumo, o hipotecaria. En el peor de los casos tendremos varias o todas ellas. Y a esto hay que sumar las que estamos acumulando por la falta de pago de recibos y letras.

Si no teníamos ninguna deuda, ahora nos están empezando a llegar.

Si no logramos revertir esta situación, empezaremos aparecer en ficheros de morosos, de forma que tampoco podemos conseguir financiación para intentar salir de ese agujero. Y si la conseguimos será usura.

La ayuda de los familiares y amigos

Será nuestra última vía de escape. Pedir ayuda nuestra familia o a nuestros amigos. Sin embargo, ellos también se encuentran en la media de gente que no tiene honrado más allá de 3000 € en su cuenta bancaria. Y, aun así, si pudieran prestarnos el dinero, necesitaríamos solucionar esta situación cuanto antes para empezar a ingresar dinero y salir de esta quiebra financiera.

Además, en estos momentos más difíciles, muchas veces nos damos cuenta de que no teníamos el apoyo que pensábamos.

Nuestro núcleo familiar

Esta situación puede con cualquiera. Discutiremos con nuestra pareja, empezaremos a saltar por cualquier cosa, si tenemos hijos, nuestra paciencia desaparecerá y empezaremos a gritarles sin motivo. El dinero y los problemas financieros es una de las principales causas de divorcio.

La falta de planificación acaba con una vida de cuentos de hadas

Esta situación habría tenido lugar simplemente por la falta de planificación. No pensar en el futuro tiene consecuencias y vivir pensando sólo en el presente, es peligroso.

Sé que es una situación extrema, un cúmulo de cosas que salen todas mal. Pero estoy seguro de que conoces a gente que ha pasado por cosas parecidas. Incluso es probable que cuando supieras de estos hechos, te hayas planteado empezar a ahorrar para evitar algo parecido.

Luego, con el paso del tiempo, un capricho, unas votaciones o un imprevisto ha dado al traste con ese propósito y con el pequeño ahorro que lleváramos.

Es el momento de cambiar

No te preocupes, si te has visto identificado con parte de este artículo, no eres sólo tú. De hecho, yo pasado algunas de estas situaciones que te comento. Y tampoco soy único. No obstante, he salido de ellas y aprendido bastante en el camino.

Si aún no has llegado a ninguna de estas situaciones, éstas a tiempo. Empieza a ahorrar desde mañana mismo y hazte con un colchón de entre seis meses a dos años de tus gastos mensuales. Esto es una necesidad. Además, crearás un hábito de ahorro que te servirá para tus futuras metas.

Y a ti, ¿se te ocurre alguna otra consecuencia que puede tener no ahorrar?

Por Javier Fuentes

Coach Financiero, Marketer, formador, conferenciante, escritor, colaborador de medios de comunicación, solucionador de problemas, conseguidor y accionador.

2 comentarios

  1. Hola Javier. Qué buen recuento anticipado. Lo he leído y me ha recordado todo lo que NO ME PASÓ gracias a que SI HE AHORRADO. Yo perdí el empleo hace más de un año y decidí iniciar 2 negocios, además de darme un año sabático viajando. ¡Esto no hubiera sido posible sin ahorros! Estoy contenta con mi nueva vida y doy gracias a una persona que como hoy lo haces tú, me abrió los ojos y me enseñó la importancia de ahorrar y no tener deudas. Gracias por compartir.

    1. Hola,

      Gracias por tu comentario. Me alegra poder ayudar en la medida de lo posible a todo el que pueda, como otros me ayudaron a mi en su momento. Si tuviéramos más educación financiera la vida nos iría mejor a todos.

      Salu2

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *